me gusta

|
sofreír la cebolla, el ajo y el tomate rojo corazón en aceite de oliva
y que suden las verduras amándose hasta la muerte

me gusta el verde redondo de tus ojos aceituna
y el tono de voz que te nace al regañarme
como si estuviera reservado para mi oído atónito
que abre desmesurado la sorpresa

me gusta que te guste que me gusten las cerezas
y que yo aplauda al morder la primera del verano
y nunca se sacie mi sed de su carne roja

me gustan los astrolabios los astros de los labios
y los labios que pueden besar incluso
lo que vive por encima de los techos

los techos también me gustan
aunque ya no creo en ellos

volver a casa
volver a ver los rostros familiares encendidos como fósforos
el árbol de azahar
el amarillo insolente de la amarilla mimosa
caminar esas calles caminar la vida entera
sin haberme ido de allí

y en cambio me gusta tanto el mundo
y beber margaritas con estas gentes que me eligieron de amiga
y cantar como locos golpeando el techo de todas las madrugadas del centro

me gusta también el vértigo de lo desconocido
la esencia efímera de las palmeras con alma de dátil
y las casas de madera cuando crujen como si sus rodillas hubieran estudiado
los sonidos perfectos de la noche

me gustan las personas que me miran a los ojos
y no se asustan
de que también yo las mire
me gusta pensar que en el mirar dos caballos se cruzan
con una margarita en la boca, y por gustar me gustaría
que se fundiesen en un beso antológico

me gustan los personajes telenovelescos de Shakespeare
me recuerdan a los propios personajes de mi vida
que usan el limpiaparabrisas cuando se llena
de espuma de cerveza inofensiva

los títeres me provocan sentimientos encontrados
me encanta que los propios sentimientos se encuentren
en algún punto del camino aunque no sepamos nunca en cuál

me gusta viajar y que me viajen
tomar fotos de los ojos redondos de la gente
y descubrir tal vez lo que de verdad están mirando

y me gusta que los tacos sean palabrotas
y tacos de comer y tacos de ojo

me gustan los cuentos donde todo es posible
y los sueños que se dejan soñar sin atreverse a despertarte
y el pan tostado con mermelada de fresa o zarzamora

me gusta decir zarzamora y acordarme de mi abuelo
que me enseñó tantas cosas de su mundo sordo de hilo

me gusta esperar aunque no me gusta esperar ni que me esperen
a menos que llegue en tren
o que me haya perdido en el laberinto de mi pelo

y me gustan las horas felices en todas las partes del mundo
que decretan un segundo para que la gente sonría al mismo tiempo
y los gajos de sus corazones cactus se pinchen unos a otros
para sentirse aún más vivos después de deshojarse
y la calima que alborota la arena y la despeina
y los camellos que me miran por encima del hombro
y el mar rompiendo el malecón con la profundidad de su conciencia

el horizonte y todos los ojos que lo buscan mordiéndome
y por eso también me gustan los vampiros

las islas y su condición
solitaria de fiesta

me gustas tú y que lo sepas
sin necesidad de escribirlo

y me gustaría huir al fin del mundo
pero tengo miedo
y no me gusta tener miedo

porque sé cómo llegar
pero no cómo volver

6 pájaros en el árbol:

Sor Juanais dijo...

me gusta tanto tantísimo que seas mi amiga!!!
te quiero.

la illoldi dijo...

poeta, poetaza, poetazaza...

amo tu poesía que siempre sana mi corazón

besitos, meiga querida

luciernaga dijo...

me gusta este poema y como te lo dije, lo de sordo de hilo y lo de la isla, y al final conocerte y saber las cosas que te gustan.

trt dijo...

Fenomenal.
Como con un aire más íntimo y maduro.
Mario

el árbol rojo dijo...

les mando un besotote a los cuatro

Yaxkin Melchy dijo...

Es hermoso tu poema, como una cebollita
que va diciendo y va diciendo. : ) saludos


"me gusta decir zarzamora y acordarme de mi abuelo
que me enseñó tantas cosas de su mundo sordo de hilo
...

las islas y su condición
solitaria de fiesta"

Publicar un comentario